Esta morena infiel te muestra la pucha, el culo y las tetas sin ninguna vergüenza, esta preparada para ser mojada de leche de hombre.

Amateur 212 Visitas

La esposa de mi hermano es una zorra en toda la extensión de la palabra. Su culo me atrajo demasiado y no me importa si es mi cuñada, me la tenía que coger. Sus piernas me ponían a imaginar como sería su panocha y la verdad es que no quede decepcionado, tiene una panocha carnosa, grande y lista para comenzar a recibir verga.

Cuando abrió las piernas por primera vez ante mis ojos mi verga se puso como piedra, no conforme con esto ella se acostó en la mesa diciendo que su pucha sería el plato principal para mi verga.

Cuando se acostó en ella le abrí las piernas y comencé a frotarle la verga en su pepa, le gustó tanto que se le escaparon varios gemidos y comenzó a mojarse. Después se la empuje bien duro y pude sentir como mi verga la hacia venirse, fue la mejor cogida que he dado en la vida, triste por mi hermano, pero su puta estaba riquísima.

Comentarios