Lo siento hermano, pero tu esposa es una zorra con un culo delicioso y ésta es la prueba de que es imposible no querer rompérselo a vergazos.

Amateur 195 Visitas

Mi cuñada me sedujo con su trasero de hembra en celo y con sus chichotas sabrosotas y no pude hacer nada para resistirme. Se ponía unas faldas de infarto que me paraban el pito apenas la veía pasar meneando su colita tan sexy que tenía que controlarme para no agarrar y cogérmela ahí mismo enfrente de mi hermano. Cuando él se fue de viaje no pude aguantar más y un día, mientras lavaba los trastes moviendo el culo como toda una putita, dejé escapar a la bestia y comencé a tocarla, apretar sus chichotas, pegarle el camarón y que lo sintiera entre sus nalgas hasta mojarse la muy zorra. Le bajé el calzón y me saqué el fierro y que se lo zampé de una. Ahí sentí como ella ya estaba bien mojada y mi palo resbalaba sabroso en su panocha, la neta no pude aguantar mucho antes de preñarla pero con ese culote a poco ustedes pueden culparme.

Lo siento hermano, pero creo que los demás estarán de acuerdo en que si tuvieran oportunidad de probarse un culito como el de mi cuñada, tampoco desaprovecharían la oportunidad, ni que fueran putos.

Comentarios