9 agosto, 2019

Así fue nuestra noche de bodas

No voy a mentir, sí estoy muy feliz porque de aquí a quién sabe cuándo tendré sexo de calidad, ya estaba cansado de tener novias que tuvieran miedo de que se las meta por el culo o que no me dejaran poner la verga en medio de sus chichis para hacer una buena rusa, me caga cuando son así de no querer disfrutar de lo rico que es el sexo, pero la vida por fin me está retribuyendo lo bueno que he sido en mi vida, me casé y esa noche cogimos pero como perritos en celo.

Como la dama y el vagabundo pero versión humanos y porno, lla es muy linda y sus chichis blancas me encantan, menos mal no nos emborrachamos tanto en la recepción y apenas nos fuimos al hotel para ir de viaje al día siguiente, ella se encueró y ese calzón negro lo usó para ponerme la verga dura, lo que hice después fue un desmadre total.