1 noviembre, 2018

Ella tenía sed y no había agua, bebió de mi verga

Por alguna pinche razón no conocida por mí hasta el momento, nos cortaron el agua justo cuando estábamos sedientos, regresábamos del gimnasio, mi novia y yo entrenamos por las mañanas pero como dije, nos dimos con la sorpresa al abrir el grifo de que no caía ni una sola pinche gota del agua, pero ella siempre con la imaginación inquieta y su boquita inquieta también se adelantó a cualquier otra alternativa de hidratación, me agarró la verga y empezó a chupar diciéndome “dame agua, leche, mecos lo que sea pinche culero, pero dame!”.

Dejé que siga bombeando mi verga hasta que logró saciar su sed, yo pude haberle chupado la panocha pero soy más calmado y sereno para estas cosas, fui a la tienda de doña Teresita y le compré dos botellas de agua y así nos saciamos la sed los dos, esta chava adicta a la verga si se calmara podría lograr grandes cosas en la vida.