20 septiembre, 2019

Hay que entrenar para ordeñar ubres así!

No es broma, es una cosa seria, lo más cabrón es que se trata de la empleada de limpieza, pero es de esas que te quieres coshar el fin de semana entero, no sé en qué momento ni cómo se tomó estas selfies, porque se nota que está con las manos ocupadas seguramente limpiando el estropicio que dejo todos los días en el baño de tanto jalarme el ganso.

Luego resulta que me manda estas fotos y me pide que no le diga nada a mis padres, bueno si quiere no digo nada, además esas chichotas van a ser mías, no hay que estropear algo así, la gravedad hace su trabajo eso ya lo sé, pero no quita que la doña esté buenísima!