17 agosto, 2019

La vida universitaria la volvió más desmadrosa que antes

Creo que esto ya lo vi con otras viejas, incluso con mis primas, todas ellas solían ser muy tiernas y dulces, siempre caseras con ganas de aprender a tejer y hacer cosas chidas, leer libros y ver documentales, no es broma lo digo en serio, a mí también me gustaba, pero desde que esta gordita buena se metió a la universidad a estudiar biología parece que le hubieran lavado el cerebro para entregarse al desmadre.

Es una ex novia, pero digamos que mantenemos nuestra amistad y a veces nos encontramos para hacernos recordatorios de mutuo acuerdo para no olvidar lo rico que la pasamos, últimamente le ha dado por ponerme las chichis en la cara y decirme «chupa por favor, quiero sentirme madre!» jaja, esta vieja es todo un amor… un desmadre pero un amor también.