18 marzo, 2017

Le tomé unas deliciosas fotos en B/N al sabroso culote de mi morra

A mi vieja y a mí nos encanta “jugar” a la hora de calentarnos para el sexo. Lo hago porque eso pone bien cachonda a mi vieja y para cuando digo meterle los dedos en la panocha para ver si ya la tiene lista para tragarse mi chilote, la putita ya tiene bien mojado el chocho y hasta dilatado, como si supiera que estoy por volver a taladrarlo con mi fierro gordo y venoso. Por tanto, tenemos un chorro de disfraces de un chingo de pendejadas en la casa, porque entre más “real” es el juego, más candente se pone mi mujer y más sabroso le resbala la reata dentro de su papaya jugosita.

Como mi mujer vio que se puso de moda todo lo antiguo, comenzó a interesarse por la moda de las viejas de la época. Pudo ver los sexys trajes de baños de Marilyn Monroe y otras actrices de la época modelando sus ricos cuerpos de diosas con la sensualidad añadida de una foto en blanco y negro. Así que compró una cámara antigua y me pidió que le hiciera una sesión fotográfica tan chingona que me corriera siempre que la viera… ¡y lo conseguí! ¿A poco a ustedes no se les paró mientras veían la ricas curvaturas de la hembra?