12 agosto, 2019

Me cogí a la novia de un karateka

O sea que ya saben que si me dan una putiza que me deja en el hospital es porque el culero se enteró que las nalgotas de su novia temblaron al ritmo de mi verga, pero la verdad es que ella fue quien me incitó a cometer este acto prohibido de meterme con la mujer del prójimo, me criaron para ser un hombre de bien, pero ante unas nalgas tan hermosas como las que tiene esta vieja es imposible quedarse sin hacer nada.

Esa noche nos fuimos de antro, cuando se supone que ella se regresaría con sus amigas a casa prefirió irse conmigo, inventó una excusa medio pendeja, pero lo importante es que funcionó, qué buena hembra chingada madre!