23 agosto, 2019

Me gusta demasiado tocarme en la oficina

Mi jefe casi me cacha el otro día, hubieran pasado dos cosas: o me coshaba bien rico… mmm qué delicia! o me hubiera echado a patadas por desmadrosa, entiendo que debo saber comportarme en este tipo de situaciones, me acaban de contratar porque amo mi carrera de economía y me la rifo en las cuestiones de cálculos para la empresa.

Pero a veces me quedo solita, me siento solita y aprovecho para encuerarme un poco, me gusta tocarme puta madre, no entiendo desde cuando tengo esta fijación enfermiza por abrir mi panocha y dejar que todo entre, pero la neta me la paso bien, en serio… deberían probarlo, las que no lo han hecho.