23 agosto, 2019

Mi mujer quiere verga hasta en el desayuno

Estaba desayunando para irme a la chamba como cada día para ganarme el pan de cada día, puta madre se despierta mi mujer y me grita desde la habitación: «ahí te llevo mis chichis para que te las desayunes perro!» y se caga de risa, me da risa también pero me hace llegar tarde a la chamba, pero bueno a veces me puedo dar ese gusto, todavía la amo a pesar de los años y además esas chichotas están igual de buenas que cuando nos casamos.

Luego de que se las chupo y le tomo algunas fotos me pide verga, «me toca desayunar amorcito» es lo que exclama la putona, le hago de todo, no vaya a ser que luego se ponga con esto de querer coshar con el vecino!