14 octubre, 2019

Nos cogimos a la jefa para calmar su despecho

Estábamos haciendo nuestra chamba como todos los días cuando sentí unos sollozos, era la jefa que estaba derramando unas lágrimas y se secaba con un pañuelo, mi compañero y yo nos miramos y fuimos a verla y a preguntarle qué le pasaba, nos contó cosas muy personales, problemas con el esposo y esas mamadas, pero entendí su dolor, nos ofrecimos a llevarla a casa y luego encargarnos nosotros de todo, ella aceptó.

Ya se deben imaginar por dónde va todo… pues llegamos y ella nos pidió quedarnos un rato, solo un momento para expresar lo que sentía, no sé qué pensó en ese momento pero se quitó la ropa, primero el calzón y nos agarró la verga a ambos, «quiero que me cojan, quiero un trío» fue lo único y lo último que dijo en ese momento, nos la chingamos tan rico y nos mamó la verga de una forma tan bestial que tomamos fotos, ella sonreía, eso me gustó, lo mejor de todo es que la vi contenta, bien puta pero contenta.