6 septiembre, 2019

Qué buena pepa tenía la vecina

Estas fotos son de hace ya algún tiempo, pero imposible para mí olvidar a una vecina tan chingona como ella, se llamaba Mariela y hace ya unos meses se mudó a vivir a Guadalajara donde está su nuevo marido y su bendición, ya no está como antes obviamente, el tiempo pasa, los cuerpos cambian, las cosas cambian… pero los recuerdos quedan y recordarla así de hermosa con su piel perfecta y la panocha peluda, eso sí que es chingón.

Recuerdo que una vez estábamos en una buena peda y nos fuimos al baño donde me hizo una mamada, le metí el dedo en la panocha, pero no hubo tiempo para más, solo en aquella ocasión pudimos hacer cosas ricas juntos, qué bonitos recuerdos, era hermosa jeje.