31 agosto, 2016

Suculentos melones de perras emo con su papayita bien húmeda, lista para coger.

No hay nada más jodido que escuchar a un pobre pendejo de porquería decir que las chicas emo ya pasaron de moda, si supieran lo sabrosas que eran esas perras en esos años, no estarían diciendo pendejadas. Para nuestra suerte, las chicas emo han vuelto, y ahora con un cuerpazo bien rico; nada más mira a éste grupo de suculentas perras ¿Acaso no tienen unos melones bien chingones? Y lo mejor de éstas pendejas es que precisamente lo que están buscando es mucho placer, mucho pinche placer, quieren quedarse mojadas cogiendo, si tan sólo pudieramos estar ahí para darles duro contra el muro…