30 septiembre, 2017

Es tetona, caliente y lo mejor de todo es que no teme mojarse con leche.

A mi amiga la Nati le encanta marcarme en la noche bien caliente, postrada en su cama mientras se mete los dedos en la concha, me habla jadeando diciendo mi nombre y me pide que vaya a su casa tan pronto pueda, ah y que lleve mi cámara, yo sin poder negarle nada me lanzó sin pensar, al llegar Nati no se anda con rodeos, me pide que saque mi cámara y de la nada se anda empinando un cartón de leche sobre ese par de tetas tan grandes que se me cae la baba del antojo, me pide un close-up en su conchita mojada y que si puedo lamerle un poquito pa peinarle lo despeinado, yo le lamo hasta el sudor de ese par de nalguitas, la Nati sabe lo que quiere y no duda en pedirmelo, con tal de meterle la verga al final de la sesión, nos calentamos mientras le tomo fotos antes de echarsela toda en la cara, a ella le encanta.