16 marzo, 2017

Tremendo cuerpazo de una diosa sexual que me estoy cogiendo y que se dejó tomar fotos en el motel

Algunos amigos que han visto las fotos que cuelgo de mis putas en Internet me preguntan, sorprendidos, cómo le hago para siempre conseguir que las golfitas accedan a una sesión de fotos calientes. La verdad a mí me sorprende la pregunta, porque me sorprende cuán poco la gente intenta cosas nuevas por miedo y por andar de mochos. Lo que a mí me ha funcionado es simple y sencillamente pedirlo, ése es todo el secreto porque, lo crean o lo duden, las viejas son igual de calientes, y en muchas ocasiones aún más calientes, que los hombres. Por ejemplo, esta putita de San Luis que hasta veía divertido, como una travesura, que la fotografiara desnuda. Jugaba a practicar poses de películas porno, desvistiéndose lentamente para ir descubriendo sus hermosas tetas y su lindo traserito poco a poco. Apretando las nalgas en esta, mostrando parte de los melones en aquélla y calentándose poco a poco entre más la veía y más le decía que debería subir sus fotos, que muchos machos se pajearían con ella. Entonces comenzó a dedearse y fue ahí que yo ya no resistí más y fui a cogerla.